jueves, 24 de mayo de 2018

Oxigenoterapia: ¿humidificar o no humidificar?

Foto: elaboración propia
En Twitter surgen preguntas tan interesantes como la que lanzó Maite (@Maibench) el 29 de abril. Se generó un hilo que cuestionaba la necesidad de humidificar cuando se administra oxígeno en ventilación espontánea. Podéis ver el hilo completo aquí. Se aportaron varios recursos útiles, así que vamos a darles un repaso.


Susana (@Stg_blkd1)  enlazó la entrada de Preevid donde preguntaban si era necesario el uso de humidificación en la oxigenoterapia para períodos cortos (menos 24 horas) para conseguir una mejor saturación de oxígeno en sangre. Os dejamos el enlace de esta entrada, del 2012, para que podáis echarle un vistazo.

Tanto Yolanda (@yolandamartinv) como Pablo (@PauMatalap) enlazaron un documento muy interesante. Se trata de un Informe de Evaluación de Tecnologías Sanitarias realizado por Osteba en 2013. En éste se realiza una revisión sistemática y un análisis de costes. Se centra en el uso del sistema de humidificación de burbuja en la terapia de oxígeno de bajo flujo en pacientes adultos ingresados no intubados. Se incluyeron 4 ensayos clínicos (ECA) con un total de 494 pacientes. Los resultados fueron contradictorios:
  • Para la sequedad nasal, dos de los ECA no encontraron diferencias significativas. El más actual (2008) encontró estas diferencias en pacientes con flujos de O2 mayores a 3 l/min.
  • Para el resto de síntomas, como sequedad de la garganta, sangrado de nariz, dolor de cabeza, molestias en el pecho, rinitis y cambios en el esputo, no se encontraron diferencias significativas en ningún estudio. Uno de los ECA sugiere que, independientemente de que se utilice o no humidificación, los síntomas parecen remitir con el transcurso de los días.
  • Los autores de la revisión comentan que ninguno de los estudios incluidos era de calidad alta, eran antiguos y existía gran disparidad entre los participantes de ambos grupos, por lo que los resultados deben de ser tomados con cautela. 
  • En el análisis económico, el coste diario del uso de este sistema de humidificación para flujos de 5 l/min varió entre 0,48 € (en el caso que los humidificadores se usen para varios pacientes) y 0,58 € (en el caso de que los humidificadores se cambien con cada uso).
  • Tras este análisis, las recomendaciones de los autores fueron:
    • Limitar el uso de los humidificadores de burbuja. Usar solo en pacientes que presenten sequedad de las mucosas y/ o sangrado nasal.
    • No recomendar el uso generalizado de estos sistemas de humidificación en base a la evidencia disponible. 
    • Es necesario necesario diseñar y realizar estudios de alta calidad.
Para complementar esta información, desde PreClic hemos querido aportar nuestro granito de arena.

Hemos consultado el Manual de procedimientos sobre sistemas de oxigenoterapia de la Sociedad Española Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (2014). Respecto a la humidificación, realiza las siguientes recomendaciones:
  • No es necesario la humidificación en cánulas nasales con flujos menores a 4 l/min, a menos que el paciente note sequedad nasal o irritación.
  • Con sistemas de alto flujo en situaciones agudas recomiendan utilizar humidificación activa en pacientes que presenten disconfort, sequedad de mucosas o epistaxis, ya que facilitará la adherencia al tratamiento.
Echamos también un vistazo al catálogo nacional de GPC (Guiasalud) pero no encontramos nada que haga referencia a este tema. Así pues, hemos buscado GPC de otros países y hemos encontrado estas dos interesantes guías de la British Thoracic Society:

  • En la Guideline for Home Oxygen Use in Adults, realizan las siguientes recomendaciones respecto al uso de humidificación en pacientes portadores de oxígeno domiciliario. Hay que aclarar que la propia guía advierte que no existe suficiente evidencia sobre el uso de humidificación, por lo que las recomendaciones están basadas en la opinión de expertos.
    • No hay evidencia para apoyar el uso de la humidificación continua y el efecto sobre la comodidad del paciente es insignificante. Algunos estudios han concluido que el riesgo de infección contraindica su uso.
    • La humidificación del oxígeno domiciliario no se debe ordenar en pacientes no portadores de traqueostomía. Los pacientes que reciben oxígeno a través de una traqueostomía deben recibir oxígeno humidificado.
  • La otra guía se centra en el uso de oxigenoterapia en entornos de atención sanitaria. Al igual que en la anterior, todas las recomendaciones están basadas en la opinión de expertos. Así, la Guideline for oxygen use in adults in healthcare and emergency settings, recomienda:
    • Para situaciones de urgencia y emergencia:
      • Para la oxigenoterapia a bajo flujo no es necesaria la humidificación. Tampoco lo es en sistemas de alto flujo si prevé su uso para un tiempo corto.
      • En situaciones de emergencia, el uso de oxígeno humidificado puede ser utilizado en pacientes con traqueotomía o vía aérea artificial. Inciden que incluso esos pacientes pueden ser manejados sin humidificación por cortos períodos de tiempo (por ejemplo, viajes en ambulancia). También puede ser beneficiosa en pacientes con secreciones viscosas que causan dificultad en la expectoración. Este beneficio puede lograrse usando solución salina normal nebulizado.
    • En atención hospitalaria:
      • Es razonable el uso de humidificación en el caso de pacientes que requieren alto flujo, sistemas de oxígeno por más de 24 horas o que informan incomodidad de las vías respiratorias debido a la sequedad.
      • Respecto a los sistemas de humidificación de burbuja no hay evidencia de un beneficio clínicamente significativo sobre la comodidad del paciente. Sin embargo, sí hay un riesgo de infección.
Por último, hemos recuperado esta reciente pregunta contestada por Preevid y que se refiere al comentario que hacia patri (@Pascdls) en el hilo de Twitter: ¿Está indicado el uso de humidificador con la mascarilla reservorio? En esta entrada Preevid hace un repaso a diferentes protocolos y revisiones narrativas en los que sí hacen referencia al uso de humidificación al administrar oxígeno mediante sistemas de bajo flujo, como es el caso de las mascarillas con reservorio.

Conclusión de PreClic

En base a los documentos recuperados:
Foto: elaboración propia
  • No existe suficiente evidencia para el uso de forma rutinaria de humidificación en pacientes portadores de oxigenoterapia a través de sistemas de bajo flujo. Ojo, esta recomendación se refiere a pacientes con ventilación espontánea.
  • Sí que parece necesaria la humidificación en pacientes portadores de traqueostomía. También para aquellos a los que se les suministra oxígeno a través de sistemas de alto flujo. Sin embargo, para periodos cortos de tiempo se puede prescindir de ella.
  • Parece que la decisión de poner o no humidificación depende de la comodidad del propio paciente. Es decir, sería necesario la humidificación durante la administración de O2 en el caso de pacientes que presenten sequedad de mucosas o sangrado nasal.
  • Un aspecto relevante es valorar el riesgo-beneficio en situaciones en las que la humidificación aumente las posibilidades de infección.
La evidencia sobre este tema aún no es clara, por lo que se necesitan más estudios de calidad para poder dar una recomendación basada en las mejores pruebas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario