jueves, 21 de marzo de 2019

Nada es para siempre... las sondas, tampoco.

La duda de Lola Meroño, que nos contactó a través de Instagram, decía así:

"Lanzo mi pregunta puesto que encuentro gran variabilidad. ¿Cada cuanto tiempo se cambian las sondas vesicales, en función del material?"

Nos ponemos estériles y manos a la obra.


Bancos de preguntas


Entramos en Preevid siguiendo la estrategia de búsqueda “duración sonda vesical”. De este modo encontramos unas cuantas preguntas respondidas que nos dicen lo siguiente:

En respuesta a “¿Cuándo está indicado colocar sonda vesical de látex vs sonda de silicona y tiempo de duración de las mismas?” se cita una revisión del 2011 en la que indica que la duración de las sondas de látex es de hasta 45 días y de silicona hasta 90.

Así mismo encontramos otra pregunta relacionada que, aunque no nos habla de periodos concretos de tiempo, indica que las sondas de silicona son preferibles a las de látex para usos prolongados.

Navegamos también por Picuida, donde encontramos una pregunta similar respondida con un protocolo de actuaciones del Hospital Universitario Reina Sofía. En el mismo se especifica que las sondas de látex se usan para sondajes de corto plazo (28 días) y las de silicona para largo plazo (entendiéndose más de 28 días) pero no indica periodos concretos de tiempo.


Guías de práctica clínica


No conformes con lo encontrado, pasamos a buscar “sonda vesical” en GuiaSalud donde encontramos una guía que hace referencia a sondajes intermitentes pero no a sondajes de corto o largo plazo.

Buscamos también en el Manual de procedimientos básicos de enfermería de atención primaria de la Conselleria de Sanitat de la Comunitat Valenciana (que tenemos siempre en un cajón de nuestro escritorio) y encontramos que las sondas se deben cambiar cada 3 o 4 semanas si es de látex, y cada 8 semanas si es de silicona.

Pasamos a NICE donde, buscando “urinary catheter duration” y filtrando por “guidance”, encontramos múltiples guías que nos hablan de infecciones y cómo prevenirlas pero no encontramos materiales ni indicaciones respecto a la duración.
Foto: sondas vesicales. Fuente: Wikimedia Commons.


Revisiones sistemáticas


Para seguir ahondando en el tema e intentar encontrar algo más específico buscamos en Cochrane y encontramos unas cuantas revisiones.

Una en la que se abordan las normas (2016) para el reemplazo de sondas vesicales, pero que por falta de evidencia sólida no aporta una solución concreta a esta pregunta. Sobre lo hallado, identifica varias aproximaciones (varían entre centros):
  • La mayoría de las guías recomiendan el cambio cuando aparece infección u obstrucción.
  • La EAU (Asociación Europea de Urología) sugiere que el cambio debe ser programado y con anticipación a la ocurrencia de infecciones o bloqueos. Esto debe basarse en necesidades anteriores de recambio de sonda.
  • Otra aproximación es la que sostiene que los cambios deben realizarse en función de la información aportada por los fabricantes.
  • Una guía de un hospital de UK establece un periodo máximo concreto de 12 semanas (a la vez que reconoce que no siempre será factible)
  • La última aproximación (de una guía NICE sobre incontinencia y enfermedades neurológicas) es poco clara con los plazos.
La conclusión más contundente es que son necesarios más estudios al respecto.

Otra revisión sobre políticas de uso de sondas en vejigas neurógenas, concluye sin ningún estudio incluido y, por tanto, expresando que son necesarios más estudios.

Revisión bibliográfica

Pasamos a buscar revisiones en PubMed buscando “urinary catheter duration” donde encontramos un artículo que habla más de infecciones relacionadas con el catéter que de durabilidad de los mismos.
Pero entonces ¿qué hacemos?
Fans de las instrucciones de los fabricantes hemos ido a buscar en las instrucciones de las sondas vesicales que solemos tener a mano.

Hemos contactado con varios de ellos (mail y teléfono), pero no se mojan. Las personas que nos han atendido dejan la decisión en manos de los profesionales de la salud y el único plazo mencionado es el de la caducidad.

Como último recurso, hemos acudido a google (estándar) para buscar con la siguiente estrategia "urinary catheter IFU" asumiendo que íbamos a localizar productos que pueden no estar a la venta en nuestro país. Y esto es lo que hemos encontrado:
  • Una guía para enfermeras elaborada por el fabricante Bard Medical (que en la actualidad es el mismo que BD, responsable de Vacutainer® por ejemplo), que en su página 13 nos muestra un diagrama para la selección de calibre y material relacionado con el tiempo de uso:
    • Corto plazo, 28 días para sondas de PVC.
    • Largo plazo, 12 semanas para sondas de silicona.
  • La documentación de Telelfex (y sus sondas Rüsch) es algo menos concreta:

Conclusión de PreClic

No hemos hallado evidencia científica que sustente de manera definitiva los plazos de uso/recambio de sondas vesicales.

Por tratar de productos sanitarios, nuestra recomendación es seguir las instrucciones del fabricantes que, a modo orientativo (se debe confirmar con el fabricante concreto) serían:
  • Corto plazo, 28 días para sondas fabricadas en PVC o látex (estas últimas solo en personas no sensibles al látex).
  • Largo plazo, 12 semanas para sondas fabricadas en silicona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario